6 Falsos mitos sobre las altas capacidades intelectuales en niños

Mitos sobre las altas capacidades

Cuando hablamos de niños/as con Altas Capacidades Intelectuales nos suele venir a la mente alumnos/as que tienen un alto rendimiento académico. Creemos que son niños/as aplicados en clase, que tienen un comportamiento excepcional dentro del aula, que no molestan y prestan atención a todo lo que se dice. Niños/as que hacen y disfrutan haciendo los deberes, que escriben perfectamente y les encanta leer. Lo que vendría a ser un alumno/a ideal. 

Desgraciadamente, en muchos casos tener altas capacidades intelectuales supone todo lo contrario.

Las personas con Altas Capacidades Intelectuales forman un “grupo” que por asombroso que pueda llegar a parecer es totalmente heterogéneo. No podemos definir un perfil exacto. Pueden compartir habilidades, aptitudes y formas de comportamiento, pero no necesariamente en todos los casos.

Lo cierto es que hoy en día hay una gran confusión sobre lo que significa ser de altas capacidades intelectuales. Existen muchos falsos mitos sobre las personas de altas capacidades intelectuales. Estos mitos son difíciles de modificar una vez que se han asumido como verdaderos y por consiguiente, hace que resulte más difícil identificar a los niños/as de altas capacidades.

Falsos mitos y estereotipos sobre las altas capacidades

Tienen buen rendimiento académico y sacan buenas notas. 

Los niños/as de altas capacidades no tienen por qué destacar académicamente. De hecho no es lo más común. Suelen tener mejor rendimiento en las materias que más les gustan, en las que les motivan. 

Son antisociales y solitarios. 

Se dice que los niños/as con altas capacidades tienen problemas para relacionarse con los demás. Sin embargo, lo que suele ocurrir es que tienen intereses diferentes a los que tienen los niños/as de su edad. Prefieren relacionarse con personas que compartan sus aficiones e intereses, que son normalmente niños mayores o adultos.

Son niños/as sobre estimulados. 

Los niños con altas capacidades no se crean por mucho que sus padres o profesores los estimulen. El talento viene dado por nuestra capacidad innata, pero como hemos comentado, este no se desarrollará sin trabajo y esfuerzo.

No precisan apoyo. 

Existe la creencia de que al tener una elevada inteligencia no requieren de ayuda externa. Dentro del ámbito escolar tenemos que apoyarlos con ayuda específica para que puedan desarrollar todo su potencial, tanto a nivel personal como intelectual. 

Como bien dice Javier Tourón, Experto Universitario en Altas Capacidades y Desarrollo del Talento, “el talento que no se trabaja, se pierde”. Por lo tanto es obligación de las familias y de los centros educativos trabajar específicamente con ellos, para estimular y desarrollar todas sus capacidades.

Son niños/as precoces.

Las altas capacidades no están relacionadas directamente con la precocidad. El hecho de que un niño/a sea precoz no quiere decir que sea de altas capacidades, ni a la inversa. 

Son niños/as de clases sociales altas. 

La alta capacidad puede surgir en cualquier contexto, incluso en el ambiente más marginal que podamos imaginar. Por tanto esta creencia es totalmente falsa, aunque bien es cierto que dentro de las familias con mayor poder adquisitivo se podrá dar una mejor respuesta a las necesidades de los niños/as con altas capacidades.

Si continúas navegando por la web, aceptas el uso de cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close