Inteligencia emocional en los niños.

La felicidad en las aulas del siglo XXI

¿Os ha pasado alguna vez que estáis buscando las gafas y las lleváis en la mano? Pues eso mismo pasa con la felicidad.
¿Cuántas veces hemos oído hablar de esto? Sí, unas cuantas, lo sabemos, pero perdonad la insistencia: así es y así nos sigue pasando. No hemos aprendido a vivir aquí y ahora, no nos han enseñado a valorar nuestro presente, a vivir conscientemente. No nos han enseñado a ser felices.

La felicidad es la meta de cualquier ser humano que se precie. Nos pasamos la vida buscándola, anhelando un futuro mejor, ansiando que nuestra vida sea perfecta. Y sin darte cuenta, ¡zas! te pasa la vida.

¿Y por que será que nos pasa a la mayoría de nosotros? Muy sencillo: nos hemos dedicado a aprender y acumular conocimientos, a enseñar contenidos, destrezas, materias, y un largo etcétera creyendo que eran las herramientas necesarias para un bonito futuro. Nos hemos pensado que tener una formación, un buen trabajo y una familia eran sinónimos de felicidad y nos hemos olvidado de las cosas que realmente importan para este fin.

Saber disfrutar de la compañía de un hermano, saborear una comida, contemplar un amanecer, hablar con un buen amigo, comprometerse con el entorno, ayudar a los demás, entre otras muchas acciones, es lo que hace que vivamos con plenitud y conciencia, son la base del bienestar personal y social.
Pero todas estas habilidades no se aprenden fácilmente, por tanto deben ser educadas desde la infancia, dentro y fuera del sistema educativo.

Nuestros sistema educativo necesita la inclusión de la educación emocional en las aulas.
Vivimos en la sociedad de las prisas. Un mundo plagado de pantallas, de inmediatez, de satisfacciones inmediatas y efímeras… y todo esto repercute en nosotros mismos y en los niños en forma de pobreza emocional. Pasamos horas trabajando, llegamos a casa con prisa, queremos que todo salga en su debido tiempo para levantarnos al día siguiente con todo listo para volver a empezar. Puros autómatas.
Por este ritmo frenético de la sociedad en la que vivimos es por lo que urge atacar desde más abajo, desde la infancia, dentro de nuestro sistema educativo.

Por suerte, existen ya algunos programas fundamentados en la Psicología Positiva que se han puesto manos a la obra. Estos programas, incluyen la introducción de dicha disciplina dentro de las aulas, de forma transversal. La educación en emociones, la autoestima, la atención plena, las habilidades sociales y las fortalezas personales son las bases de todos ellos.

El Método Divergentes


Basado en programas ya implantados con éxito en otros países y en disciplinas tales como la psicología positiva, el mindfullnes o atención plena, nuestro método contempla lo que consideramos primordial para la salud mental y el bienestar de las personas. Inteligencia emocional, autoestima, habilidades sociales, empatía y las 24 fortalezas personales de Martin Seligman. Veamos con detenimiento en qué consisten cada una de ellas:

Educación en emociones (Inteligencia Emocional)


Conocer las emociones, aprender a reconocerlas en nuestro propio cuerpo así como en los demás, además de aprender a gestionarlas, a controlar la ira, la tristeza, etc es la base de todo programa de estas características. Si enseñamos a los más pequeños a saber identificar una emoción, a controlarla, a sentirla y ser consciente de ella, lo estamos enseñando a vivir plenamente. A sentir el aquí y ahora. Asimismo, saber reconocer estas en los demás hará que sean más empáticos, que se den cuenta de cómo repercuten sus acciones en los demás, de qué provocan.

Os dejo un enlace a otro artículo dónde os hablo de 5 cuentos que me parecen excelentes para trabajar la inteligencia emocional. «5 excelentes cuentos para educar la inteligencia emocional»

Autoestima y autoconcepto.


El pilar fundamental del bienestar personal es tener una autoestima sana. Estar a gusto con uno mismo y aceparse tal y como es, es la base del éxito en las relaciones interpersonales, en el mundo laboral, en la vida en definitiva.

Habilidades sociales.


Aprender a relacionarse con los demás, a hacerse respetar, a expresar correctamente lo que uno piensa, sin ser ni agresivo ni pasivo. Aprender a ser asertivo en las relaciones ya sean de amistad, de pareja, familiares o laborales. Ser hábil socialmente es sinónimo de éxito.

Empatía.


O como ponerse en los zapatos del otro. La empatía nos saca de nuestra visión para representarnos la situación desde el punto de vista del otro. Tener esta habilidad es tener mucho camino hecho ya que esta nos ayudará en todos los ámbitos de nuestra vida, nos hará ser menos egocéntricos y nos facilitará las relaciones con las personas.

Fortalezas personales.


Martin Seligman, percursor de la Psicología Positiva (estudio científico del funcionamiento humano óptimo) destaca tres aspectos dentro del concepto de la felicidad: la vida placentera (experimentar emociones positivas), la vida comprometida (cultivar las fortalezas personales) y la vida significativa (emplear las fortalezas al servicio de algo que trascienda a nuestra persona y nos permita encontrar sentido a nuestra vida). Es por esto por lo que incluimos el trabajo con las fortalezas personales de cada uno en nuestro programa, por que las consideramos primordiales para poder vivir con plenitud.

Así pues, estas son las características que un buen programa de educación emocional en el aula debería contemplar. Todo ello sin descuidar los aprendizajes académicos ya contemplados en nuestro sistema educativo, y adaptando el contenido de dichos programas a la realidad de cada centro y de cada aula.

Puedes saber más sobre nuestro Método Divergentes en el siguiente enlace: http://www.metododivergentes.com/el-proyecto-divergentes/

Joana Bofí Alvarado, Psicóloga Infantil y Adolescente. Especializada en Altas Capacidades.
CV12247

Si continúas navegando por la web, aceptas el uso de cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close