10 Actividades para trabajar la creatividad infantil.

¿La creatividad nace o se hace? La mayoría de nosotros seguramente siempre hayamos pensado eso de “es que yo no soy nada creativo/a”. Y es que siempre se nos ha transmitido la idea de que creativo es una cualidad con la que debes nacer…y si no…nada que hacer. Pues bien, se trata de un mito, error, falsa creencia, o como queramos llamarle porque la creatividad es una cualidad con la que todos nacemos. El ser humano es creativo por naturaleza ya que, en nuestro pasado, si se quería sobrevivir tenías que ser creativo, es decir, tenías que saber encontrar diferentes soluciones a un mismo problema, diferentes salidas o alternativas.

Y si nacemos siendo creativos, ¿cómo es que llegamos a adultos siendo tan poco?

Pues bien, nuestra sociedad y en gran parte también y por desgracia, nuestro sistema educativo tienen algo de culpa. Y es que hoy en día la falta de tiempo, la cantidad de contenidos que los profes deben dar dentro del curriculum, y las pocas opciones a cambios que estos tienen, hacen que dar clase se convierta en una tarea con poco margen  de acción y con escaso tiempo dedicado a que los niños y niñas den rienda suelta a sus dotes creativas

Tanto para profes, como para mamás y papás que quieran potenciar la parte más creativa de los peques, aquí os dejamos 10 actividades que nos ayudarán a desarrollar el pensamiento creativo:

1. Cambio de roles:

Se trata de un juego muy divertido, a los niños y niñas les encanta. Consiste en ponerse en el papel de otro ya sea durante una clase (ser el profe durante 15 minutos) o en casa (hago de mamá cuando toca la cena). Bastan unos minutos para que se den cuenta en primera persona de lo que le supone al profesor o profesora hacer que los alumnos se callen y le escuchen, o ver lo que le cuesta a la mamá que todos nos sentemos en la mesa. Dependiendo de la edad que tengan, lo podemos alargar más o menos. A ellos les encantará ver que la clase puede cambiar e ingeniárselas para que todo funcione con normalidad.

2. Crear un espacio para pensar:

Tener en la clase o en casa un rincón dedicado a sentarse (o tumbarse) y pensar ayuda a que los niños y niñas creen historias, imaginen, se planteen dudas y preguntas, curiosidades, etc. Debe ser un rincón en el que se sientan cómodos, con imágenes, objetos y materiales que den pie a la creatividad, a curiosear y a investigar.

3. Story Cubes:

Se trata de un juego muy sencillo, barato y divertido. Estos dados tienen en cada cara un símbolo diferente. El juego consiste en tirar los dados e inventar una historia utilizando las imágenes que nos han salido. No es competitivo y de ellos se pueden sacar historias fascinantes. La historia puede ser inventada por quien lanza los dados o en grupo, para hacerla más creativa aún. Da mucho juego y podéis pasar un buen rato entretenidos en ellos.

4. Juegos de cartas:

En la imagen podéis ver dos ediciones diferentes: “52 juegos para convertirse en un genio” y “52 cartas para inventar historias”. En las primeras se trata de elegir una de las cartas y realizar el reto que se pide, ya sea inventar, memorizar, calcular o resolver enigmas. En las segundas, el reto es inventar una historia con los datos que se dan en cada carta. Estimularemos su creatividad de la forma más divertida.

5. Inventa Kit:

Superpowers, de Kibo Factory. A traves de Lua, una superheroína con la misión de mejorar el medio ambiente, los niños y niñas se convertirán en super inventores, ayudando a Lua a salvar la tierra. El juego tiene fichas clasificadas en función de la dificultad y es para edades entre los 6 y los 10 años. Muy chulo!

6. Taller de disfraces:

A los peques les encanta disfrazarse (a la mayoría de ellos), y si además son ellos mismos quienes inventan su propio disfraz, mucho mejor. Podemos utilizar materiales reciclados, bolsas, papel de periódico, pinturas, etc. Tendrán que poner en marcha su imaginación e inventar el disfraz más extraño que hayan visto nunca. Podemos darles alguna indicación y a partir de ahí, que piensen. Por ejemplo, podemos decirle que la temática tiene que ser “extraterrestres” o “la naturaleza”. ¡Diversión asegurada!

7. ¿Qué pasaría si…?

Consiste en hacer preguntas locas para generar respuestas aún más locas. Por ejemplo, podemos hacer la pregunta ¿qué pasaría si mañana nos levantáramos y nadie tuviese voz? ¿que pasaría si de repente todos fuésemos diminutos? Y así, un montón de preguntas que harán plantearse hipótesis y posibles soluciones. Un buen juego para pasar un rato agradable, por ejemplo mientras nos vestimos por la mañana, mientras cenamos, etc.

8. Dibujo en cadena:

En este juego necesitamos papel, lápiz y colores de todo tipo. Doblaremos el folio en tres partes (cada jugador que doble su folio?. Cada participante empieza su dibujo (se debe dar la indicación sobre qué vamos a dibujar, por ejemplo un ser vivo, o una casa, etc). Si por ejemplo la pauta ha sido ser vivo, humano, o similiar, empezamos cada uno dibujando la cabeza. Cada participante debe hacer el dibujo sin que los demás vean qué está dibujando. Cuando todos hayan hecho su parte, pasamos nuestro folio al compañero de la derecha, siempre sin que vea lo que hemos dibujado, es decir, por la parte doblada en blanco. El nuevo jugador deberá continuar el dibujo sin saber cómo se ha empezado. En el ejemplo, ahora tocara dibujar el tronco. Y así hasta terminarlo. Cuando todos hayan acabado, desdoblamos el papel y vemos qué extraña figura/ser ha salido. Es un juego muy curioso, sorprende ver los resultados. Hay que ayudar a los peques a ser creativos, explicándoles que tenemos que intentar dibujar lo que a nadie se le ocurriría.

9. Pintar la música:

Muy buena actividad para estimular los sentidos. Consiste en poner la música y pintar cada uno lo que esta le sugiere. Pueden utilizar el color que quieran, el que la música les indique, así como las formas o trazos. Los niños y niñas tienen que aprender a escuchar su cuerpo y ver qué sensación les provoca la música, si les relaja, o los irrita, les pone contentos, etc.

10. Inventa un juego:

En este ejercicio, podemos inventar un juego desde cero, con las normas, tablero, participantes, fichas, etc y luego construirlo y jugar. O bien podemos, a partir de un juego que ya exista, crear otra versión, haciendo cambios en las normas o en los propios participantes. Ideal para jugar en familia y pasar una buena tarde.

Ya veis que todos estos juegos son super sencillos y fáciles e realizar y, aunque no lo parezca, ayudan muchísimo a estimular el pensamiento lateral o divergente, tanto en los niños como en los adultos. Esto nos facilita en nuestro día a día la búsqueda de soluciones alternativas a diferentes problemas y nos “desatascará” un poco el cerebro, que tantos años lleva funcionando de la misma forma.

Nuestra actividad extraescolar Diviérgete va dirigida a eso mismo, a la estimulación cognitiva de todas las capacidades, siempre en forma de juegos, dinámicas, ejercicios teatralizados, experimentos… un sinfín de actividades que harán de los niños y niñas personas capaces, resolutivas y muy muy muy creativas. Echa un vistazo al siguiente enlace si quieres saber más: https://www.metododivergentes.com/programas-actividades-grupales/

A los adultos os invitamos también a intentar ser más creativos y originales, veréis que cambio!

Joana Bofí Alvarado, psicóloga infantil y adolescente. Especialista en Altas Capacidades.

CV12247

Si continúas navegando por la web, aceptas el uso de cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close