25 actividades para hacer en Navidad

En nada estamos en Navidad, esas fechas tan deseadas por unos, y tan temidas por otros. Y es que para muchas familias, que los niños y niñas tengan tanto tiempo libre supone un verdadero reto. Ante esto, podemos decidir entre varias opciones: o bien nos dejamos llevar por la inercia y elegimos la vía cómoda (un poco de tele, otro de play, teléfonos y demás pantallas…un rato con los abuelos, sofá, etc) o bien nos aplicamos un poco y aprovechamos el tiempo libre para disfrutar como nunca podemos. También está la opción de combinar ambas formas de organizarnos, unos días a lo fácil, otros a lo productivo. Todo es comprensible y aceptable.
Lo que está claro es que si queremos que nuestras navidades sean inolvidables, tendremos que “currarnoslo” un poquito.

En Divergentes sabemos que con el ritmo de vida que lleváis los papás y mamás hoy en día, resulta bastante difícil no caer en la rutina de siempre, por eso os hemos preparado un listado de 25 actividades muy fáciles y divertidas, que podéis hacer con los peques. 

Como veréis, todas ellas se pueden hacer en familia. Las hemos combinado para que haya de todo, desde manualidades, inteligencia emocional, creatividad y ocio saludable

Descarga aquí tu listado.

Además os dejamos aquí un descargable en pdf https://www.metododivergentes.com/wp-content/uploads/2019/12/25-actividades-para-hacer-en-navidad.pdf con el listado, para que lo pongáis en un lugar visible de la casa y vayáis tachando actividades hechas.

¡A ver qué os parece!

  1. Escribir una carta de agradecimiento a un miembro de la familia:  poned papelitos con los nombres de cada uno en una bolsa y que cada uno saque un nombre. Guardáis el papel con el nombre que  os ha tocado sin decir quién es y escribid una carta de agradecimiento a esa persona.  Podéis colocarlas debajo del árbol en un sobre y cuando estén todas cada uno que coja la suya y la lea.
  2. Hacer un listado de “cosas bonitas del 2019”: este es un buen ejercicio, tanto para los adultos como para los peques ya que nos hace conscientes de las cosas buenas que ha tenido nuestro año y nos enseña a valorar lo que tenemos.
  3. Lista de deseos 2020: no puede fallar el ejercicio de propósitos de año nuevo. Sí, es muy típico, lo sabemos, pero es que resulta muy positivo planear metas y objetivos. Nos ayudará a organizar nuestro año nuevo y a empezar con ilusión. 
  4. Elegir algunos juguetes que ya no usamos y donarlos: que mejor momento que las navidades para revisar y hacer limpieza de juguetes en desuso y aprovechar para educarles en valores como la solidaridad, la empatía, la justicia, la amistad… Podéis hacer la recolecta juntos y que aprendan a desprenderse de objetos materiales, además de ser conscientes de la realidad de otros niños. Podéis ir todos juntos a alguna ONG a que entreguen sus juguetes. Les encantará hacer esto y a vosotros ver cómo lo hacen.
  5. Concurso de cosquillas: super divertido y gratis! La sensación de bienestar que se le queda a uno en el cuerpo después de una buena sesión de cosquillas es incomparable! Más aún si el reto es aguantar la risa. Os animamos a probar!
  6. Inventar un baile divertido: que elijan ellos la música y se conviertan en profesores de baile. Dejaros llevar por sus órdenes y ya veréis qué coreografía más divertida!  
  7. Elegir un país e investigar cómo celebran allí la Navidad: un ejercicio fantástico para que sean conscientes de las diferencias culturales y de cómo de distintas pueden ser las navidades según en qué parte del mundo hayas nacido. Si además elegís un país subdesarrollado, conseguiréis que sean conscientes de lo privilegiados que han sido de nacer aquí. 
  8. Hacernos un disfraz navideño: reultilizando telas y materiales que tengamos por casa, que cada uno elija en qué se quiere convertir y se ponga manos a la obra para hacer su disfraz. Trabajaremos aquí la creatividad y la psicomotricidad fina, además de pasar una tarde muy entretenida.
  9. Abrir el diccionario y dibujar la primera palabra que leamos: de esta forma trabajamos la estimulación cognitiva y el pensamiento lateral, teniendo que representar mediante un dibujo la primera palabra que lean. Además después cada uno que enseñe su dibujo y el resto del equipo que intente adivinar qué palabra había leído.
  10. Escribir una carta a mi yo del futuro: podemos explicarle qué vida nos gustaría que tuviese, con quién estaría, de qué trabajaría, cómo se sentiría, etc. Una forma diferente de marcarnos objetivos, estos a más largo plazo.
  11. Hacer un collage de nuestro año: con revistas viejas, fotos, materiales, etc. En él podemos representar lo que ha sido nuestro año, las cosas que hemos hecho, los sitios visitados…
  12. Jugar a un juego de mesa: un buen motivo para realizar algo todos juntos y pasar tiempo de calidad con los peques. Las risas, la diversión, los buenos momentos, son lo que realmente les refuerza y les llena.
  13. Escribir las “cosas bonitas que tiene mi familia”: podéis hacer esta actividad en conjunto, haciendo entre todos una lista que después podréis poner en un lugar visible.
  14. Hacer manualidades navideñas: otra forma de trabajar la psicomotricidad fina y la creatividad. Además os servirá para adornar la casa e incluso para regalar a abuelos, tíos, primos…
  15. Preparar galletas de navidad: esta actividad les encanta a la mayoría de los niños y niñas y es una forma muy divertida de experimentar con texturas, sabores, aromas, etc. Aunque nos pongan la cocina “patas arriba”, compensa.
  16. Peli navideña y palomitas: un clásico! Tarde de relax en el sofá. Aunque es una actividad más “pasiva”, es la excusa perfecta para estar en familia.
  17. Leer un cuento juntos: podemos hacer lectura compartida, teatralizada, con juegos, adivinanzas o ronda de preguntas. También podemos inventar variantes al cuento, cambiar el final, etc. 
  18. Ronda de chistes: momentos de risa asegurados, por malo que sea el chiste!
  19. Jornada de abrazos: aunque parezca algo obvio o simple, al hacerlo en forma de juego fomentaremos la afectividad entre los miembros de la familia. Además podemos enseñarles que hay diferentes formas de abrazar (abrazo con la mirada, abrazo sandwich, abrazo de oso…).
  20. Hacerle el desayuno a un miembro de la familia: al igual que la carta de agradecimiento, podemos hacer aquí también un sorteo y que a cada uno le toque un miembro de la familia a quién deberá prepararle un desayuno especial.
  21. Jugar al dado de las emociones: se trata de hacer un dado con papel o cartulina y en cada cara dibujaremos una emoción (hay un montón de plantillas para dados en internet). Después de hacer el dado, jugaremos a tirarlo y cada uno tendrá que contar momentos en los que ha sentido esa emoción. Trabajamos aquí la inteligencia emocional y además fomentamos la expresión de emociones dentro de la familia. 
  22. Hacer adornos para el árbol: una manualidad también muy típica pero muy divertida. Nos quedará un árbol chulísimo! 
  23. Merendar chocolate caliente con churros: preparar una merienda entre todos y después sentarnos juntos a disfrutar de ella. Y si además se trata de chocolate…
  24. Hacer un “bote de cumplidos” para ir sacándolos en 2020: podemos utilizar cartulinas de colores y recortar formas como corazones, estrellas, flores, etc. Dentro de cada una tendremos que escribir algo bonito, frases o palabras motivadoras, de ánimo, cumplidos… así, durante todo el año tendremos un bote al que podemos ir de vez en cuando, en momentos más difíciles, y sacar un papel que nos anime a seguir adelante y haga nuestro día un poco más bonito.
  25. Poner cartelitos por la casa que nos recuerden lo mucho que nos queremos: entre todos elaboramos unos bonitos carteles que contengan frases referentes a nuestra familia y a por qué nos queremos tanto,  las pegamos en sitios visibles de la casa para acordarnos siempre que las veamos. 

Ya veis la cantidad de cosas que podemos hacer en el tiempo libre que tengamos, además de estas podemos hacer muchas más, o con estas mismas inventar variantes. No se trata de tener que hacerlas todas, simplemente de elegir momentos en que podáis estar juntos disfrutando de una actividad compartida que seguro los peques van a valorar. Al final son estos momentos los que se quedan en forma de recuerdos agradables, y que nos ayudan a bajar el ritmo frenético del día a día. Parar y pensar, ser conscientes de nosotros mismos, de nuestras relaciones familiares, de los buenos momentos…disfrutar de lo que tenemos y saborear el momento.

¡Espero y deseo que os sea útil y que disfrutéis de buenos momentos juntos!

Joana Bofí Alvarado, psicóloga infantil y adolescente. CV12247

Si continúas navegando por la web, aceptas el uso de cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close