Niña sombrero

La educación del Siglo XXI. La adaptación de la educación al mundo actual.

Mucho ha cambiado la sociedad en estos últimos años. El mundo actual, el del siglo XXI, no tiene nada que ver con el del pasado. Sin embargo la educación no ha evolucionado tanto como debería, para equipararse a cómo funciona el mundo a día de hoy.

¿Para qué sirve la educación?

Muchos alumnos se plantean esta pregunta durante su vida escolar, pero generalmente no encuentran una respuesta satisfactoria de padres, educadores o sociedad en general.

La educación es un proceso multidireccional mediante el cual se transmiten conocimientos, valores, costumbres, formas de actuar… Su objetivo es formar personas adultas que alcancen su mayor rendimiento en conocimientos, aptitudes, habilidades, emociones, creencias,…

Desarrollar personas con capacidades y habilidades que muestren un nivel de conocimiento adecuado que les permita desenvolverse plenamente en la sociedad en la que vivimos.

Por lo tanto, a través de la educación debemos sacar el mayor potencial que cada niño y niña posee, tanto físico como cognitivo, emocional, cultural… La educación es necesaria para la formación de ciudadanos competentes.

Educar engloba mucho más que la mera transmisión de información. Los educadores tenemos el deber de despertar el interés y motivar al alumnado hacia el aprendizaje.

Por esta razón no debemos dejar la educación en manos sólo de los centros escolares. Los progenitores deben ser agentes activos en este proceso.

Aprendiendo a educar

Uno de los títulos que podemos conseguir sin estudiar es el de madre y padre. Y este título conlleva una gran responsabilidad, educar a tu hijo para que pueda desarrollarse al máximo en todos los ámbitos de su vida.

Y cómo educamos a nuestro hijo si nadie nos ha enseñado. Nos basamos en nuestra experiencia como hijos y nos comprometemos a que los educaremos sin cometer los fallos que creemos que cometieron nuestros padres con nosotros.

Sin embargo, un día cualquiera te oyes gritándole a tu hijo: “¿Cuántas veces te lo tengo que repetir? En ese momento te ves reflejado en él y te das cuenta de que no vas por el buen camino.

Como hemos comentado, la época en la que crecimos es totalmente diferente a la actual. Hemos cambiado a nivel social, político, tecnológico, cultural, educativo…, por tanto debemos adaptarnos a los tiempos que corren y centrarnos en qué queremos conseguir como familia y sociedad.

La familia

Para ello debemos redefinir nuestras funciones como familia. La familia es el principal promotor para las relaciones afectivas y la adquisición de valores.

La educación es tarea esencial de la familia, pero no única. La comparte de una manera específica con la escuela y la sociedad.

El objetivo común de estos tres elementos es el desarrollo integral de los más pequeños. Pero la familia es el primer contexto socializador del niño. Donde se transmiten hábitos, costumbres, pautas…

Dentro del ámbito familiar establecemos los primeros vínculos emocionales debido a la interacción entre los distintos miembros. Asimilando los aprendizajes sociales básicos que nos ayudarán en nuestras relaciones interpersonales e intrapersonales futuras.

La escuela

Las escuelas también deben adaptarse al mundo actual si realmente quieren formar a buenos profesionales y a ciudadanos comprometidos y responsables. Ya no se trata exclusivamente de un lugar donde se transmiten contenidos e información, sino un lugar donde se tiene que formar para la vida adulta.

El trabajo conjunto de familias y centros educativos es clave para que el alumnado progrese, no sólo académicamente sino también, y sobre todo, a nivel personal. De ahí la importancia de promover un auténtico vínculo entre familia y escuela, siendo este uno de los grandes retos de la educación en el siglo XXI.

La sociedad es el resultado de este trabajo conjunto, por tanto debemos promover la implicación de las familias en los centros para favorecer el proceso de enseñanza-aprendizaje. Definir las funciones que cada uno de los actores desempeña (madres, padres, educadores) para rehuir el sentimiento de intromisión. Y desde la escuela, incentivar a las familias para aprender recursos y estrategias que les harán mejorar como educadores.

La adaptación al mundo actual

La sociedad avanza y cambia a una velocidad vertiginosa a la que la educación, y más concretamente la escuela, no puede alcanzar. Desgraciadamente cuesta mucho adaptarse a todos los descubrimientos e innovaciones que logran transformar las prácticas cotidianas. Y en materia de educación, esta adaptación es mucho más lenta si cabe.

De poco sirve ahora el aprendizaje mecánico en la era tecnológica y digital. Debemos dejar a un lado el consumo de información, pues en la actualidad cualquier individuo dispone de toda la información que necesita gracias a internet. Y centrarnos en desarrollar la capacidad de análisis, la experimentación, el pensamiento sistémico y el trabajo en equipo de los más jóvenes.

Como dijo Platón: ‘’La ignorancia absoluta no es el mayor de los males ni el más temible; una vasta extensión de conocimientos mal digeridos es cosa peor’’.

Hoy en día el objetivo de la educación debe ir más allá de enseñar a pensar a los niños. Debemos darles las herramientas cognitivas para poder ejercitar la capacidad de interpretar, combinar ideas y elaborar sus propias conclusiones a partir de la información que disponen.

El trabajo del futuro

Un estudio realizado en el año 2017 reveló que sobre el 70% de los trabajos del futuro todavía no existen a día de hoy. Es un dato impactante que nos debe hacer reflexionar, incluso aunque el resultado fuese un poco menor.

No podemos enseñar a los jóvenes las habilidades y/o conocimientos específicos que deberán tener para poder ejecutar ese trabajo eficazmente, pues no conocemos cuál será.

Pero lo que sí sabemos es que hay habilidades que se pueden educar, que no caducan con el tiempo y que podemos hacer uso de ellas a lo largo de toda nuestra vida laboral, independientemente de cual sea el sector de nuestro oficio.

Estas habilidades conocidas como “soft skills”, habilidades blandas, comprenden la creatividad y la capacidad de innovación, el trabajo en equipo, la inteligencia emocional, la capacidad de liderazgo…, y son las habilidades en las que se centran las empresas actualmente en los procesos de reclutamiento.

En la actualidad no se tiene casi en cuenta los conocimientos técnicos y la experiencia profesional que la persona posee, sino sobre todo su forma de manejar de manera positiva las relaciones con los demás y con sí mismos.

Inteligencia emocional

Las empresas que cuenten entre sus filas con profesionales que dominen las habilidades blandas que comentábamos, tendrán una mayor productividad, serán mucho más eficientes y gozarán de un buen ambiente laboral, además de tener unos empleados más comprometidos con la empresa.

Para ello las empresas demandan cursos de inteligencia emocional, para formar a sus empleados en bienestar personal, donde aprenden motivación y gestión del estrés, trabajo en equipo, productividad, habilidades sociales…

Por todo lo comentado, debemos adaptar la educación al mundo en el que vivimos en todos los ámbitos para poder lograr el objetivo que tenemos como sociedad, el desarrollo integral de todos los niños.

En Divergentes desarrollamos la inteligencia emocional y trabajamos la estimulación cognitiva para que los niños y niñas se adapten y potencien todas sus habilidades y capacidades.

No te pierdas nuestras anteriores entradas:

Influencia de la inteligencia emocional en el ámbito académico.

La importancia de la creatividad en la infancia.

¿Puedo hacer que mi hijo sea más inteligente?

Gestión emocional familiar

Javier Peñarrubia Orozco. Experto en Altas Capacidades Intelectuales e Inteligencia Emocional.

Si continúas navegando por la web, aceptas el uso de cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close